Todo vuelve, pero nunca igual

Todo vuelve, pero nunca igual
Todo vuelve, pero nunca igual

 

El mundo de la moda necesita renovarse cada temporada. Como mínimo, en productos de mayor duración, debe hacerse cada tres o cuatro temporadas. Hay que seguir vendiendo, la gente tiene que seguir comprando. Si las cosas te siguen valiendo temporada tras temporada, se para el circuito.

Por eso, la maquinaria del marketing se pone en marcha. Y la publicidad, las relaciones públicas y los medios sociales, como su punta de lanza, sus herramientas principales para informar y persuadir, se ponen a hacer los deberes para convencernos de que nos hemos quedado desfasados.

Solamente de esa manera puede explicarse que, de repente, esas gafas que llevaba tu abuelo, ahora se vuelvan a llevar. Si, esas de estilo John Lennon. Esas redondeadas protegidas por un metal fino. Pero ahora son diferentes. Son de pasta, los cristales tienen nuevos colores y el tamaño es mayor. Incluso oversize. El estilo es igual, pero diferente. La idea principal es que sea parecido, pero no sea el mismo.

Lo mismo sucede con las camisas de cuadros, Hace unos años se pusieron de moda y ahora se vuelven con fuerza.

Y qué decir de los pantalones ajustados donde la idea es que se vea bien el calcetín. Nos obliga a pasar por la costurera para cortar los bajos de los seis pantalones que, ahora, te parecen ridículos. Y piensas, “¡pero yo realmente llevaba eso?”. Y los arreglas, pero luego te das cuenta que no te quedan igual que al guaperas de la oficina. Y no es porque tenga mejor tipo que tú, es que la prenda es objetivamente más chula.

Y las gafas de ver, tienen que ser de pasta. Y las primeras que ves te parecen ridículas, ochenteras. Y luego, al cabo de tan sólo cuatro meses, el ridículo eres tú por llevarlas de metal.

Y entonces te preguntas si volverán las hombreras. Y te preguntas si volverán los pantalones de elefante. Y dices, seguro que no, que no puede ser. Y de repente, un día cualquiera, ves a un modelo con hombreras. Un desfile donde los pantalones no son de elefante, son de super elefante. Y sacas de tu armario las reliquias. Y no, no son iguales. Son menos ajustadas. O se llevan otros colores, otras texturas.

Todo vuelve, pero nunca igual. Esa es la idea, ese es el objetivo, esa es la estrategia de marketing. Que quedes out y que no te quede otra que comprar.

Miguel Yáñez

http://www.primeroestrategia.com

 

 

 

Recomienda esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*