En búsqueda de la diferenciación competitiva

Restaurantes diferentesPrimero fueron los restaurantes temáticos y con espectáculos diversos. Pero la imaginación y la voluntad de innovar y satisfacer a los clientes más exigentes, hizo que llegasen otras propuestas más originales. Así, por ejemplo, aparecieron los restaurantes bajo el agua. Los clientes pueden comer o cenar rodeados de peces. Un cristal gigante como techo permite el capricho. También aquellos en los que comes a ciegas y los clientes tienen que explorar mediante el resto de sentidos. Hay ya varios repartidos por el mundo.

Restaurantes en los que los camareros son robots, otros con espectáculo de terror, existe desde hace no mucho una propuesta para comer en las alturas, a cincuenta metros de altura. La plataforma para más de 20 personas está suspendida y sujetada por una grúa gigante. Los clientes experimentan el sabor del vértigo. Y lo mejor, la empresa que lo organiza puede desplazarse a cualquier lugar.

Pero ahora, lo último en Japón es comer entre lechuzas y búhos. Los clientes pueden acariciarlos o simplemente acompañarlos. A los protectores de animales no les gusta la idea, pero para la mayoría se trata de una experiencia nueva, diferente, especial. Y de eso se trata, ¿no?, de generar experiencias satisfactorias, novedosas, de sorprender. Branding, marketing, diferenciación competitivaInnovación para algunos, extravagancia para otros, lo que está claro es que son propuestas nuevas.

Miguel Yáñez

http://www.primeroestrategia.com

Recomienda esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*