Posicionamiento de marca España

Si, España también es una marca. Una marca que como todas las demás debe ser  diferenciada, cuidada y comunicada.

Controladores secuestrando miles de viajeros, Jueces españoles que impulsaron la justicia universal, llevados a juicio. Reyes matando animales ¿sabían que los elefantes lloran a sus muertos?. Adjuntos a casas reales acusados de Malversación, prevaricación y falsedad. Clase política de todos los colores con escándalos de corrupción. Bancos endeudados, ayuntamientos en quiebra y comunidades en banca rota después de desmanes varios. Imagen de insolvencia. Economías y presupuestos nacionales dirigidos desde el exterior. Países privatizando nuestras empresas en el extranjero con total impunidad…

¿Qué empresa o que comunidad quiere ahora ponerse debajo de la sombrilla marca España?. Seguro que prefieren la marca Europa.

Evidentemente no es el mejor momento para la marca España. Y es claro también que ante una España tan poliédrica y multicultural es difícil encontrar un concepto que aglutine todo. Sin embargo, desde mi punto de vista, es más necesario que nunca.

Efectivamente, España también es una marca que necesita un posicionamiento. Y un posicionamiento es sacrificio, no se puede ser todo para todos. Cuando preguntamos fuera, nos ven sociables y divertidos, pero menos fiables para hacer negocios. Para los foráneos, los españoles tenemos «múltiples caras». Somos gente sensual y hasta glamourosa, pero nos falta liderazgo, inteligencia e innovación. La pasión es algo que nos caracteriza en positivo. ¿podría ir por ahí la cuestión?.

Sea como fuere, España, como el resto de marcas, debe reconocer cuando llega el momento de cambio, de la trasformación, de una apuesta más decidida, menos académicamente correcta para contentar a todos y probablemente más pasional, valiente y atrevida. ¿O es que estamos para medias tintas?. Sea la pasión o sea otro concepto, hay que encontrarlo, trabajarlo, ser coherente con él, aunar esfuerzos, reforzarlo, declinarlo hasta donde se pueda y comunicarlo.

Y entonces será también la hora de que los Mango, Zara, los personajes como Gasol o Fernando Alonso, Casillas o Iniesta sean auténticos embajadores de España, de una España que tiene algo diferente y relevante que ofrecer al mundo.

Y entonces llegará el momento de la internacionalización de sus empresas (aquellas coherentes con la marca) y también de sus instituciones. Y llegará el momento de un turismo adaptado (al posicionamiento) y, quizás, de una marca España recuperada.

Adelante con el posicionamiento de marca España.

 

Miguel Yáñez

Socio Director de PrimeroEstrategia

www.primeroestrategia.com

Recomienda esta noticia

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


*